VEINTITANTOSLogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Unsplash
10 cosas que le pasan a una mexicana cuando tiene novio extranjero

10 cosas que le pasan a una mexicana cuando tiene novio extranjero

Si quiere o ya tienes un romance con un chico de otro país, debes leer esto

13/06/2019 | Autor: Mairem Del Río
Comparte en:

Todas hemos fantaseado con vivir un apasionado romance con un galán de tierras lejanas. Tener un novio extranjero es súper divertido y romántico, pero hay situaciones de las que no te podrás librar. Checa las cosas que pasan cuando eres mexicana y andas con un chico de otro país.

Las relaciones amorosas internacionales son una experiencia inolvidable y muy enriquecedora. A veces funcionan, a veces no, pero siempre dejan un montón de anécdotas y enseñanzas.

 

Toma nota de los que te espera o ya estás viviendo si tu galán es extranjero:

1. Siempre tendrán problemas de comunicación

No importan si ambos hablan español, solo por haber crecido en países distintos su lenguaje no es igual. Las expresiones coloquiales provocarán malentendidos de vez en cuando. La cosa se complica cuando hablan idiomas diferentes, porque les tomará tiempo adaptarse al ‘slang’ del otro.

El siguiente nivel es cuando ninguno de los dos maneja la lengua nativa del otro y deben comunicarse en un tercer idioma que ambos conozcan. Por ejemplo, una pareja de mexicana con alemán que se comunican en inglés y pasan más tiempo aclarando lo que quieren decir que hablando realmente (true story).

2. La barrera de la comida es real

Los paladares cambian de un país a otro, eso no es novedad. La mayoría de los extranjeros no aguantan la picante comida mexicana, mientras que nosotros no podemos vivir sin un poco de salsa. Sin embargo, verlo aguantar una buena enchilada, mientras tú pruebas los platillos típicos de su país es súper divertido e interesante.

3. Las reglas de etiqueta cambian

La mayoría de las mexicanas tenemos una idea muy concreta de cómo debe comportarse un novio con nosotras. Poco a poco esto está cambiando, pero aún se espera cierta caballerosidad: que te abra la puerta, que pase por ti a tu casa, que pague la cuenta, etc. Para un chico extranjero estos gestos pueden no ser importantes y ni siquiera necesarios o correctos.

4. Tu novio será chisme familiar

Hay que aceptar que los romances internacionales no son muy comunes, así que estarás en boca de todos. Lo mejor es cuando presentas al galán con tu familia, porque lo bombardean con preguntas incómodas sobre su país y quizá hasta le hagan alguna broma estereotípica y poco diplomática, pero ni modo, así funciona la bonita familia mexicana.

5. Tu mamá le comida a reventar

Las mamás y abuelas mexicanas se han ganado a pulso la fama de alimentar a cualquiera como si estuviera desnutrido. En cuanto ponga en pie en tu casa, tu madre lo estará esperando con un banquete de platillos mexicanos “para que pruebe de todo y se vaya acostumbrando”.

Lo más probable es que regrese a su hogar con la lengua adormecida y unos kilos de más (o de menos, por aquello de que a veces les cae mal la comida nacional).

 

6. Y le van a enseñar groserías

Tus hermanos, primos, tíos y sobrinos se darán vuelo enseñándole a tu novio a decir toda clase de palabrotas y frases vulgares, porque la verdad sí es muy divertido.

7. Problemas de distancia

Aunque ambos vivan en la misma ciudad, pasarán temporadas separados por cuestiones de visado o cuando alguno visite a su familia. Si la relación prospera, uno de los dos o ambos deberán alejarse de sus familias para hacer su vida juntos. Esto hace que la relación sea más retadora que con un novio nacional.

8. No te presentará a sus padres de inmediato

Los latinos somos muy familiares, así que quizá no tengas este problema con un novio de estas tierras. 

En cambio, los estadounidenses, canadienses y europeos (especialmente del norte), son más desapegados y están acostumbrados a vivir lejos de sus padres desde muy jóvenes, y a tener escaso contacto con ellos. Por eso, lo más probable es que conozcas a s familia meses después de iniciar la relación.

9. No esperes escuchar un “¿quieres ser mi novia?”

Esta pregunta ya está cayendo en desuso hasta en México, pero en otros países ni saben que existe. Aquí para decir que estamos en una relación formal necesitamos aclarar el estatus de “novios” antes de gritar nuestro amor al mundo, ¡porque todavía creemos en el romance tradicional! Antes de la mágica pregunta podemos “estar saliendo”, “tener onda” o ser “amigos con derechos”. 

Para los muchos extranjeros el concepto de una relación es mucho más relajado. Para ellos, el llevar varios meses saliendo en exclusiva con alguien cuanta como un noviazgo, hayan hecho la pregunta o no.

10. Aprendes mucho y el mundo se abre ante tus ojos

Tener un novio extranjero implica involucrarte a otro nivel con una cultura completamente diferente. Es súper emocionante e interesante aprender nuevas tradiciones, costumbres, palabras y formas de ver el mundo. Pasarán horas platicando para descubrir más del otro y nunca se les acabarán los temas de conversación.

Mira también: ¿Viajas sola a Roma? Allá podrás rentar un novio por un día

Los noviazgos internacionales no son los más fáciles, pero valen toda la pena, ¡disfruta el tuyo!

 

Encuentra contenido extra en nuestra edición enriquecida ¿Ya descargaste la app? Encuéntrala en App Store y Google Play.

Notas relacionadas