VEINTITANTOSLogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Unsplash
¿Por qué nos volvemos adictas a los grupos de mamás en Facebook?

¿Por qué nos volvemos adictas a los grupos de mamás en Facebook?

Consejos, apoyo, compañía y los mejores chismes o memes son algunas de las razones, ¡checa las otras!

08/08/2019 | Autor: Mairem Del Río
Comparte en:

 

No es novedad que las mamás millennial somos muy diferentes a las de generaciones anteriores. Una de nuestras principales características es estar inmersas en el mundo digital y, claro, en las redes sociales. Sin embargo, Facebook se ha convertido en el espacio más popular para las madres 2.0, y hay buenas razones para volvernos un poco adictas a los grupos de mamás.

 

La maternidad es una experiencia muy común que compartimos con millones de mujeres, pero también es un viaje individual que conlleva muchas dudas, miedos y, hay que admitirlo, soledad.

 

Desde que anunciamos el embarazo no falta la tía, amiga o compañera de trabajo que nos manda invitación para unirnos a un grupo de mamás de Facebook. Y en cuanto entramos ya no podemos (ni queremos) salir de ahí.

 

 

 

 

 

Una investigación publicada en julio de 2017 por Moms Data, una unidad de análisis centrada en el comportamiento de las madres online, nos aclaró el panorama.

 

Tras encuestar a 1,500 mamás mexicanas, el 95% reportó que checar sus redes sociales es la principal actividad que realizan al conectarse en internet. Facebook es la red social favorita del 83%, seguida por YouTube, Instagram y Twitter.

 

También encontraron que al 74% de las mamás digitales les gusta publicar sus fotos personales, el 63% se divierte compartiendo memes o chistes, el 48% comenta en las publicaciones de otras usuarias y el 44% comparte frases motivacionales.

 

 

 

 

 

Aunque no se sabe exactamente qué porcentaje de ellas está en algún grupo de mamás de Facebook, podemos darnos una idea al checar los más populares. Por ejemplo, la comunidad Mamis Are Us es una de las más grandes, con casi 39 mil miembros.

 

Sin embargo el grupo más popular desde hace un par de años es Momzilla, creado por Heike Söns para compartir sus propias experiencias como mamá. Éste fue creciendo hasta convertirse en toda una fuerza dentro y fuera de las redes. El grupo cerrado cuenta con poco más de 8 mil integrantes, pero la página abierta tiene casi 48 mil fans. A partir de este grupo se han organizado con mucho éxito los bazares de mamás emprendedoras ‘Momzilla Fest’. También crearon el libro/diario ‘El Encanto del Caos’, exclusivo para registrar todas las anécdotas de nuestros niños mientras crecen.

 

 

 

 

 

Todo esto nos da algunas pistas sobre los motivos de esta adicción a los grupos de mamás, pero hay otras razones:

 

1. Consejos y tips

Cuando eres mamá primeriza te sientes perdida, y aunque tengas apoyo de otras mamás cercanas, los tips que encuentras en estos grupos son oro molido: remedios para las rozaduras o la tos, consejos de lactancia o de crianza, y mil temas más.

 

2. Contacto con otros humanos

Las mamás con frecuencia pasamos por un periodo de aislamiento, en especial los primeros meses tras el nacimiento del bebé. Pasas mucho tiempo sola en casa y de pronto tienes miles de mamás para platicar de esas cosas maternas que te callas con otras personas.

 

3. Nos sentimos menos solas

Como dijimos, la maternidad es una experiencia que comparten millones de mujeres, pero ninguna la vive igual. Aunque tengas otras mamás “reales” a tu alrededor, llegas a sentirte muy sola.

En estos grupos puedes compartir todas esas cosas que nadie entiende o que minimizan: dudas, anécdotas, las gracias de tu bebé, tus sentimientos y experiencias

como mamá y esas fotos de tu criatura que te da pena publicar en tu propio muro porque sabes que te van a criticar.

Vaya, que a veces es el único lugar donde podemos hablar de ser mamás sin sentir que hartamos a la gente.

 

3. Son una comunidad de apoyo

En los grupos de mamás no solo encuentras empatía materna, también puedes encontrar mucho apoyo si eres emprendedora o una profesionista en busca de nuevas oportunidades. Las otras mamás te pueden ayudar para organizar una fiesta de cumpleaños, buscar asesoría legal, elegir escuelas, buscar ofertas o hasta elegir qué vestido ponerte para el festival de tu peque.

 

 

 

 

 

4. A veces es lo único que podemos hacer

Las mamás no tenemos mucho tiempo libre, así que los grupos de Facebook se vuelven nuestra principal fuente de entretenimiento. Aunque existe Netflix (¡gracias Dios!), pocas veces podemos ver una serie o película por más de unos minutos sin ser interrumpidas, así que mejor entramos a Facebook durante esos lapsos “libres”, porque es algo divertido que no requiere mucha concentración y que podemos soltar en cuanto escuchamos un “¡Mamaaaaá!”.

 

5. Las compras

Además, está la venta de artículos que a veces ni sabías que necesitabas (o que existían). Con frecuencia las mamis manejan precios muy accesibles, en especial en artículos de segunda mano. No tienes que pasar horas en una tienda con todo y criaturas y sabes que al comprarlos estás apoyando a otra mami como tú.

 

6. ¡El chisme está buenísimo!

Además de toda la buena onda, los consejos, el shopping y las cosas “de mamás”, muchas publican sus “desahogos”: problemas de pareja, infidelidades, broncas en el trabajo, pleitos con la suegra, cuñadas, amigas o vecinas, y hasta sus experiencias paranormales (¡que son lo máximo!).

Obvio también hay pleitos entre las mamás donde se dan hasta con el sartén virtual. Y entonces solo agarras tus palomitas y ves el mundo arder desde la comodidad de tu Smartphone, ¡o hasta participas!

 

 

 

 

 

Mira también: 8 horribles verdades de ser mamá millennial

 

Los grupos de mamás en Facebook son los nuevos lavaderos, pero en versión digital. Ahí las mujeres nos reunimos para sentirnos acompañadas, informadas y apoyadas, y claro, para distraernos en medio del caos que implica formar una familia.

 

¡Gracias por existir!

Notas relacionadas